consejos cuidar tus dientes en verano

Llega el verano y todo se descontrola, se le dice adiós a la rutina, a las comidas equilibradas, a los horarios fijos.. Pero ni tus dientes ni los de tus hijos pueden estar de vacaciones, tienen que cuidarse igual que el resto del año, ya que la boca es una de los zonas más importantes del cuerpo humano.

Para que no descuides el cuidado de tus dientes en verano, aquí te dejamos algunos consejos para este verano con el objetivo de que puedas lucir unos dientes perfectos:

El cloro daña los dientes

El cloro que se utiliza para mantener limpias las piscinas provoca que salgan manchas en el esmalte de tus dientes. Ten cuidado si vas a pasar horas bañándote.

Utiliza las pajitas con las bebidas frías

Con el tiempo libre y el calor, apetecen bebidas frías y refrescos azucarados. Con las altas temperaturas, la proliferación de las bacterias en la boca aumenta y la muscosa bucal sufre. Pueden aparecer enfermedades tales como gingivitis, caries entre otras. Para beber refrescos o bebidas muy frías, debes de utilizar una pajita para reducir el efecto de las bacterias en tus dientes.

como cuidar tus dientes en verano

Lleva siempre contigo un “cepillo de viaje”

Picar entre horas y no lavarse los dientes es algo normal, pero no es lo adecuado. Intenta llevar un “kit de viaje”, que son pequeños y baratos y así podrás lavarte los dientes después de cada comida.

Si no es así, come alimentos saludables, bebe mucha agua y consume frutas y verduras para proteger tu esmalte. Si terminas las comidas con algún producto lácteo, podrás reducir los ácidos que provocan las bacterias.

Visita a tu dentista

Ir al dentista no es el mejor plan para este verano, pero ahora que dispones de más tiempo libre aprovecha y hazte la revisión que llevas todo el año posponiendo.

Los dientes sufren al tomar el sol

No sólo debes cuidar tu piel cuando te expones al sol. Si se dañan tus labios, los dientes también lo notan. Protege tus labios del sol y estarás cuidando tus dientes.

¡Cuidado con los helados!

Los cambios bruscos de temperatura en la boca provocan que la sensibilidad de tus dientes y encías aumente. Ten mucho cuidado al comerte un helado, si ya has sufrido alguna vez las consecuencias. Por supuesto después de verano siempre recomendamos acuidar a una revisión periodica con tu dentista para valorar el estado de tu salud bucodental general

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*