¿Has escuchado hablar alguna vez del famoso triángulo negro dental? Las troneras gingivales o triángulo negro son aquellos espacios negros que quedan entre dientes y encías de la boca. Se trata de un problema estético, muy frecuente en adultos y aparece siempre después de corregir un apiñamiento severo en los dientes tras haber llevado ortodoncia. Cuando hay problemas periodontales o de encías, este problema también puede aparecer. 

Es cierto que este triángulo negro a veces crea complejos en la boca porque al sonreír se crea una sonrisa envejecida o “sonrisa de piano“. Este contratiempo estético se produce porque existe un desnivel entre el hueso y el punto de contacto entre los dientes, si están alejados más de 5 milímetros aproximadamente, la encía es incapaz de rellenar el hueco tan grande que se produce, y por eso se crea el triángulo.

Hay muchos enemigos de nuestros dientes, el principal, el sarro, que es el causante de todas las enfermedades de encías. Si la encía sufre algún tipo de problema se inflama, se puede llegar a consecuencias mayores, poniéndose en un caso extremo, la pérdida de algunos dientes. Pero..

¿El sarro afecta a la estética de la sonrisa?

Por supuesto, una encías inflamadas, rojas e hinchadas, pueden llegar a tapar los dientes o incluso generar los triángulos negros. Como hemos mencionado anteriormente a veces se crea preocupación porque la boca padece el “efecto sonrisa de piano“. ¿Te apetece saber qué es este tipo de sonrisa y cómo puede solucionarse? A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este tema.

¿Qué es la sonrisa de piano?

Para poder entender qué es la sonrisa de piano lo primero que hay que saber es cómo es la anatomía del periodonto (los tejidos de sostén de los dientes) y como la inflamación destruye el hueso que sujeta los dientes. El hueso rodea las raíces de las piezas dentales uniéndose a ellas gracias al ligamento periodontal y la encía recubre el hueso actuando como si fuese la piel de la boca.

Cuando sucede la inflamación, se va destruyendo poco a poco el hueso, consiguiendo que el ligamento de la encía se retraiga siguiendo al hueso. De esta manera, se quedan expuestas las raíces de los dientes. La forma de las raíces bucales es parecida a la de un cono, puntiagudo en su final. Al perderse el hueso y retraerse la encía, se ve el fondo de la boca y como es de color oscuro, se denomina triángulo negro. El contraste del color blanco de los dientes con el fondo de la boca, da la sensación de ser las teclas de un piano.

Solución

La solución de este rompecabezas no es fácil, ya que regenerar la parte de hueso y encía perdidos tiene unos resultados muy limitados pero no imposibles. La mayoría de las veces se recurre a reconstruir con el composite (material que se utiliza para los empastes blancos) para tapar los triángulos oscuros formados en la boca.

Estas reconstrucciones estéticas deben hacerse de tal manera que queden muy pulidas para evitar que se acumule más sarro de la cuenta y se agrave el problema de sarro o se formen caries. Al llevarlo a cabo, se tiene en cuenta que el paciente pueda acceder a la zona afectada para limpiarla correctamente con hilo dental o un cepillo interdental.

Otra buena técnica para solucionar este tipo de problema bucal estético es poner carillas de porcelana que dan un resultado muy positivo y eficaz.

Es importante acudir a un especialista para arreglar el triángulo negro, ya que el sabe cómo hacerlo de la mejor manera posible y con unos buenos resultados. Nosotros estamos a tu disposición para hacerte un diagnóstico y mejorar la estética dental de tu boca.

 

¿Nos llamas?

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

¿TIENES UNA URGENCIA DENTAL?

¡TE ATENDEMOS SIN CITA PREVIA!

Llama al  siguiente teléfono para informarnos de tu urgencia dental.

958 28 44 55

HORARIO:

(Lunes a Viernes) 9:30 h – 14:00 h y 16:30 h – 21:00 h

×

PIDE TU CITA

Pide tu cita Pop Up

×